sábado, 7 de julio de 2018

De todos los cuartos oscuros, cai en el peor de todos. En el limbo de ser nada, de querer todo y ser la oculta perra que nadie va a valorar. ¿Qué saco con quedarme ahí esperando? ¿Qué es esa angustia en el pecho? No eres tú, no es él, no es el de siempre, no es nadie. Solo yo queriendo tener lo que creo merecer, pero no llega más gente que cree que soy una sobra, una maldita y asquerosa sobra. Y yo me siento entera, fuerte, decidida, llena de una experiencia de mierda que no se la doy a nadie, pero al parecer eso me hace ser merecedora de sobras o tratada como sobra. ¿Tengo que seguir perpetuando dinámicas de mierda? Necesito hacer las cosas bien, aún necesito hacerlas bien.
Perdedor N°14

Te volví a hablar para tenerte ahí. No se que hacer contigo, donde ponerte,donde esperarte, no quiero perderte. Volví al principio y me volví una cobarde. Pero estoy feliz de que estés de nuevo.
Perdedor N°13

Una en un millón... Un millón de pelotudas será, un millón de hueonas, un millón de mierda que recoger, un millón de problemas irresueltos en tu cabeza, un millón de barsedades que se te ocurren. Acercate cuando tengas cojones...y como sé que no tienes intenciones de tenerlos, no te acerques más.
Perdedor N° 12

¿Te inventaste un harem solo y quieres que te lo solventen? ¿Encuentras complicado que te digan las cosas a la cara? Y te la das de super estrella...o hueón deseado, y no te alcanza ni para trapo de cocina. Adios tu cuerpo y tus parafilias raras.
Perdedor N°11

Vida de humo,halagos de humo y pene de humo. Cuando cayó la realidad encima, puteadas de piedra. No hay que doblarle la mano al destino si te advirtieron como venía. El karma lo hiciste solo. Y tanto problema por tan poca cosa.

miércoles, 11 de abril de 2018

La vida de Ignacio era simple y rutinaria: levantarse, escuchar algunos retos de su madre y sus mimos, jugar videojuegos, almorzar, fumar un poco con algún primo o un amigo, volver a jugar, tomar once, fumar nuevamente, ver tele y jugar hasta la madrugada. Habían dias excepcionales en donde le tocaba ir a terapia y ejercitar sus pies que le dolían tanto. Trataba de mantener el buen animo, pero desde la ultima operación se sentía desganado. Le habían dicho que con el tiempo sus manos se deformarían y no podria tener una vida tan normal como ahora. El solo asentía cabizbajo, pensando en que no podía correr ni hacer ningun deporte que hacían sus compañeros, solo caminaba con algo de dificultad y dolor con esas protesis que solo había visto su amigo Santiago, quien iba a verlo periodicamente a casa. Al menos tenía que sentirse afortunado ya que tenía un amigo a toda prueba, una familia unida y, contra todo pronostico, una polola hermosa. Francisca se había fijado en él en las caminatas que daba por el barrio a pesar de que iban al mismo colegio. Un día se acercó sin ninguna excusa y le dijo que lo encontraba muy interesante y de puro susto, el dejó de salir. Su unica experiencia amorosa había sido con una chica que lo buscaba para pedirle favores de vez en cuando, pero no le hablaba en ninguna otra oportunidad y, en verdad, no se sentía digno de tener una relación sintiendose tan debil e inseguro. En algún momento, si se llegaba a profundizar, iba a tener que contarle y...tal vez se iba a alejar. Pasó tres días en casa ese verano, escondido, bajo la risa y molestia de sus hermanas, hasta que Santiago llegó con una visita inesperada: una sonriente Francisca que venia con un gran plato de pasteles y dispuesta a conversar con él. Su madre recibió los pasteles encantada ante el sonrojo de Ignacio y las risas de Santiago, sin embargo esa tarde lo pasaron genial e Ignacio se dio cuenta que quizás ella podía ser su amiga.
Pero con el pasar de los días ella fue mas cariñosa y afectuosa y Santiago comenzo a apartarse respetando la intimidad de ambos, hasta que ella le dijo que lo sabía todo: sus protesis, su terapia, su enfermedad. Y lo besó, haciendo que toda la inseguridad de ignacio se transformara en alegria infinita y en una montaña de fuegos artificiales en su estomago.

jueves, 28 de diciembre de 2017

Perdedor N° 9

Eres lo que todos aspiran ser: tienes una vida exitosa, muchos viajes y experiencias en tu espalda, un currículum impresionante, tema de conversación, buen gusto musical  y un ego acorde a todas tus aspiraciones y logros académicos...¿Y de qué me sirve todo eso si no sabes tirar? En la cama tu ego se va a la mierda y decepcionas como nunca con un pene inversamente proporcional al tamaño de tu impresionante experiencia. Puedo vivir con eso, con una conversa reposada, con las ideas claras e intercambio de de vidas que nos hacen crecer a ambos, lamentablemente todas las cosas tiene un pero, como también un vaso medio lleno... ¿Cuál miramos primero?
Perdedor N° 8

Eres joven y crees saberlo todo. Eres brillante, lo sabes, crees que te envidian, crees en tu propio halo de ego. También crees ser cariñoso, ser empático, un buen chico. Y a la primera sales arrancando como rata. No eres capaz de funcionar sin un permiso y no eres capaz de hacer lo mas simple por ti mismo, solo. Eres un estúpido envuelto en un halo de inteligencia, un desadaptado que prefiere hacer sus cosas solo, un pequeño que solo tiene miedo de que sus ambiciones no se cumplan. A veces no lo hacen, a veces tenemos cosas superiores que no podemos manejar. No temas, no seas rata, aprende a ser adulto. Esas hueás pasan. Supéralo.

jueves, 2 de noviembre de 2017

Solo yo me tengo el corazón hecho pedazos
decepcionada del universo entero
de mi costilla sale tu trabajo
y de mis huesos, tus deseos
córtame el aire, mátame
te daré algo precioso para destruir
a merced de tu crueldad, tiritando
esperando el momento del golpe que ha de venir
me tienes cansada con tu espera
necesito del dolor que me ofreces
los golpes que nunca llegan
y tus ganas de matarme sin hacerlo

Seré tu cristal para romper
y no voy a alegar
porque lo que haces, lo merezco
lo que quieres, es castigo
lo que me golpea, me fortalece
estoy harta de los rechazos
los golpes
las excusas baratas que me hunden en el piso
me ofreces algo real
hazme daño
para desfallecer de dolor
con la mirada perdida
con los ojos empañados
con mi vergüenza encima
de ser tan voluntariamente estúpida
tan voluntariamente hueona
tan voluntariamente tuya
Perdedor N°6

La atención es a medias: el sexo, la calentura y la expectativa los mantiene, pero la mente, la inteligencia y los sentimientos quedan atrás. A nadie le interesa lo que pienso, para tirar no necesito ser inteligente y los sentimientos son un cacho. Los he ido guardando en una coraza, una pelotita en el centro de mi cuerpo para que se carcoman, para no olvidarlos, para que se resguarden, para poder usarlos en algún momento adecuado. El sexo es solo gemidos, coito y masturbación. No eres lo esencial, no eres lo importante, no te follan la mente, ni el intelecto, nadie se esfuerza en mantenerte cautivo. Porque no eres interesante, solo un envase dispuesto a dar lo que necesitan. porque ni siquiera eres un envase interesante. Encontraste otra manera de devaluarte y siempre, siempre...está todo vacío.